PREV
NEXT

Microfinance

Microfinance are financial services provided to marginalized populations. 

Climate finance

 Financing for climate change mitigation projects. 

Solar energy

Climate microfinance: energy through solar cells.  

Offered Products

MODELO PARA LA RENOVACIÓN DE CAFETALES ORGÁNICOS

SCAR TOSEPAN TITATANISKE

Yeknemilis A.C.

 

LA CRISIS DE LA CAFETICULTURA MEXICANA Y LA INEFICENCIA DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS.

En México la producción de café ha sido una actividad agrícola estratégica para la economía nacional, teniendo un papel relevante en la balanza comercial (por ser un producto de exportación), la generación de empleos en el medio rural y la integración de cadenas productivas. En lo social, esto ha tenido un importante impacto, pues durante muchos años el aromático fue la principal fuente de ingresos para las comunidades ubicadas en la franja intertropical de las vertientes del Golfo y el Pacífico, siendo una actividad desarrollada principalmente por pequeños productores, la mayoría de ellos indígenas. Pero también, los cafetales juegan un papel estratégico desde el punto de vista ambiental, al ubicarse en las zonas de mayor biodiversidad (en la transición de los climas tropicales a templados) y por ser México el país que cuenta con la mayor superficie de cafetales bajo sombra, a la vez que la mayor biodiversidad asociada a estos sistemas de cultivo.

PRODUCCIÓN BAJA  (CRISIS Y CAUSAS)

Sin embargo, pese a la importancia social, económica y ambiental del café, en los últimos años la producción del aromático se ha visto seriamente afectada en México, lo que se expresa en una fuerte crisis que vive las regiones cafetaleras y que tiene varias causas. A continuación se enlistan algunas de las más importantes:

 

  • La alta inestabilidad del mercado en los últimos 25 años, ha originado fuertes periodos de bajos precios (fenómeno especialmente agudo de 1988 a 1994 y del 2000 al 2005), lo que ha traído entre sus más graves efectos que los productores se vean desincentivados a invertir en sus cafetales. El resultado de esto ha sido el abandono de las parcelas, lo que a su vez se expresa en el envejecimiento del parque cafetalero. Los diagnósticos hechos en México, muestran que este es el principal problema para la producción de café, lo cual se refleja como una regresión tecnológica. Para el caso del Estado de Puebla, el diagnóstico realizado en 2011 muestra que solo la tercera parte de los cafetos tenían una estructura vegetativa adecuada para mantener la producción del grano (CRUO-UACh, 2011)

 

  • Otra de las causas es el aumento de problemas fitosanitarios, como los nuevos brotes de roya que han devastado la producción cafetalera. Desde el 2012 la roya se empezó a mostrar con mayor severidad en los cafetales mexicanos, llegando a niveles alarmantes de incidencia. Para fines del 2014 se reportaban ya niveles de infestación superiores al 19 % para los principales estados productores (SENASICA-SAGARPA, 2014).

 

  • Las zonas cafetaleras se han visto seriamente afectadas por fuertes variaciones de clima, que afectan no solo a la producción de café, sino al resto de los cultivos que mantienen las familiares cafetaleras. De tal suerte que los pequeños productores cafetaleros, tienen que enfrentar además de una fuerte crisis en la producción del aromático, serias dificultades para lograr satisfacer sus necesidades con el resto de los cultivos que ellos mantienen.

 

La pérdida de la capacidad productiva en los cafetales, ha sido el síntoma más drástico de esta crisis que atraviesa la actividad cafetalera en México, mostrando su descenso más dramático en el último ciclo que reporta una caída superior al 50 % y que la ubica como la peor cosecha de las últimas tres décadas. Para el ciclo 2015 – 2016, las estimaciones de cosecha en campo son de 2.3 millones de sacos  (SAGARPA -  CENACAFE - CRUO-UACh, 2015), lo cual ubicaría a nuestra país fuera de los 10 principales países en la producción del grano. Este dato contrasta fuertemente con la  producción que México sostuvo en las últimas tres décadas, ubicada en alrededor de 5 millones de sacos que llegaron a colocar nuestro país dentro de los cinco más importantes en la producción de café.

 

Esta drástica caída en la productividad de los cafetales, es reflejo también del abandono y la poca atención que el Estado Mexicano ha puesto  en la cafeticultura, implementando una política pública que ha sido ineficaz e ineficiente para atender esta crisis. A continuación se mencionan algunas de las deficiencias más graves que se ubican en la política cafetalera de los últimos años:

 

 

 

ANÁLISIS PROGRAMAS DEL ESTADO

A pesar de que es evidente la urgencia por rejuvenecer el parque cafetalero, los programas de incentivo a la renovación de cafetales han sido escasos, deficientes, inapropiados y no han mostrado el efecto que se esperaría de una política cafetalera seria. En años pasados el PROCAFE, el principal programa en materia cafetalera de la SAGARPA, destinó recursos públicos para la renovación de cafetales condicionando el subsidio a los productores a la compra de plantas con proveedores autorizados, sin que el productor tuviese capacidad de elección del proveedor. Si bien el programa tenía un componente de apoyo para el establecimiento de viveros, estos recursos estuvieron destinados solamente al establecimiento de viveros tecnificados con capacidad instalada de medio millón de plantas, los cuales hasta la fecha han mostrado serios problemas de operación. Lo anterior, además de ocasionar serios problemas para el proceso de adquisición de la planta, dejó de lado la posibilidad de destinar recursos públicos para incentivar que los propios productores produjeran su planta en viveros comunitarios, esquema de producción que sigue mostrando ventajas logísticas (al disminuir las distancias de traslado) y fitosanitarias (al evitar el traslado de patógenos en el material vegetativo procedente de otras regiones), además de un desempeño agronómico adecuado, reflejado en el porcentaje de prendimiento y la calidad del desarrollo de la planta en campo.

 

En el presente año, si bien el PROCAFÉ está mostrando adecuaciones que intentan subsanar estos errores, persisten criterios de aplicación de los recursos públicos que siguen siendo bastante preocupantes por lo limitado y descontextualizado de sus argumentos, en lo referente al origen de las semillas. Se pretende condicionar los subsidios públicos para la renovación de cafetales al uso de “semillas certificadas”, con un criterio que limita demasiado la posibilidad de reproducir el material genético que está adaptado a las condiciones agroecológicas de nuestro país. Este criterio parte del supuesto de contar con un lote de árboles padre proveniente de “semilla original” (liberadas en F6 o F7), a los cuales se les haya dado un seguimiento a lo largo de su progenie. En México, la única variedad que ha cumplido con este protocolo es Oro Azteca. Fuera de esa variedad, no se cuenta con lotes para la producción de “semilla certificada” que cumpla con esos criterios, para la reproducción del material genético proveniente de variedades como Typica, Bourbon o Mundo Novo, que de manera tradicional han sido adoptadas por los cafeticultores mexicanos y que ahora están adaptadas a las condiciones de la cafeticultura mexicana. Peor aún, ni siquiera se podría contar con “semilla certificada” bajo estos criterios para la variedad Garnica, material genético desarrollado en nuestro país por el INMECAFE. Ante esta condicionante que se esgrime desde el PROCAFE, se vislumbran un par de alternativas para complementar los requerimientos de planta para promover la renovación de cafetales desde este programa. Una de ellas estaría orientada a la importación de semillas que cumplen con estos criterios de certificación, cuyo material genético no ha sido validado de manera técnica ni científica a las condiciones agroecológicas de las distintas regiones cafetaleras de México. La otra podría estar dirigida a la liberación de planta reproducida a partir del cultivo de tejidos en laboratorio, tecnología de propagación que está fuera del alcance de los pequeños productores. Ambas alternativas significarían un cambio rotundo en los patrones de cultivo, ligados a una dependencia tecnológica y comercial de los cafeticultores a las grandes compañías que intervienen en la cadena productiva (desde las que producen insumos para la producción, hasta las que controlan el mercado del grano).

 

 

  • La alertas fitosanitarias por los nuevos brotes de roya fueron emitidas desde hace 8 años en las regiones cafetaleras de los países ecuatoriales de Sudamérica. Paulatinamente se fueron acercando a nuestro país, pasando por los diferentes países de Centroamérica. Considerando que las esporas de roya se diseminan principalmente por el viento (vector de grandes distancias), era clara la inminente llegada de estos nuevos brotes de roya a los cafetales mexicanos, sin embargo, las medidas abordadas desde las políticas públicas no correspondieron al alto nivel de riesgo que la roya significaba. En el ciclo 2011 – 2012 se reportaron los primeros brotes en las zonas cafetaleras de Chiapas. Previo a ello, las medidas preventivas estuvieron limitadas a la emisión de algunos boletines informativos, sin mayor proceso de acompañamiento a los productores cafetaleros. Las acciones de monitoreo y evaluación se empezaron a implementar hasta que la roya ya estaba presente en los cafetales y haciendo estragos en la producción, sin derivar de ello estrategias de prevención y manejo de la enfermedad.

 

Desde la SAGARPA se destinaron recursos públicos para la adquisición y aplicación de insumos, bajo una estrategia carente de referentes técnicos y científicos para atender con la responsabilidad que requería la gravedad de este problema fitosanitario. En 2013 se destinaron importantes recursos en Chiapas y Puebla, que se presentaron como proyectos regionales de “Innovación y Transferencia de Tecnología para el Control de la Roya del cafeto”, basados en la aplicación de un supuesto  agente  de control biológico contra la roya denominada DR-43, y como coadyuvante el producto AITIA, al que se le atribuía propiedades de biofertilizante. La empresa que comercializaba estos productos aseguraba que eran insumos certificados como orgánicos y con probada eficacia para el control de la roya. Sin embargo, ocho agencias de certificación emitieron alertas de preocupación a SENASICA por denominar como “orgánicos” a estos insumos que carecían del reconocimiento de dichas agencias. Una de ellas, CERTIMEX, emitió un aviso de rechazo para certificación orgánica de estos productos. Aunado a esto, no se presentaron estudios técnicos – científicos que sustentaran la efectividad de estos insumos en el control de la roya. En el campo, la aplicación de estos productos no reflejo ninguna eficacia para el control de la roya. Para el siguiente año la SAGARPA hizo cambio de proveedores e insumos, pero no de estrategia. Se mantuvo la política de dotar de insumos, cambiando a la dotación de productos de contacto en base a cobre y productos sistémicos (especialmente el ALTO® 100, un fungicida sistémico del grupo químico de los triazoles). En cafetales que reportaban daños avanzados, ninguno de estos productos mostró eficacia para el control de la roya, e incluso se registró un mayor debilitamiento en plantas con un daño avanzado en la enfermedad y que recibieron la aplicación de productos sistémicos.

 

  • La asistencia técnica y la capacitación a los productores, ha sido constantemente señalada como una estrategia fundamental para revertir este proceso de regresión tecnológica que enfrenta la cafeticultura mexicana. Sin embargo, las propuestas de acompañamiento técnico que se ofrecen desde los programas públicos distan de promover una asesoría con resultados en campo. Volviendo al PROCAFE, el esquema de asistencia técnica que se ha ofrecido desde este programa está desligado de los procesos organizativos que han implementado los campesinos cafetaleros, sin dar a los productores la posibilidad de elegir al técnico que les ofrezca el servicio. El acompañamiento de los técnicos en campo no es un proceso continuo y está sujeto a los tiempos de ejecución del presupuesto fiscal, sin responder a las necesidades del cultivo ni de los productores. La asignación y contratación de técnicos está restringido a quienes tienen un título profesional, y no ha permitido la incorporación de técnicos comunitarios. El resultado del trabajo de los técnicos está ajustado hacia una lógica burocrática, orientado a la requisición de documentos y formatos que justifiquen su trabajo, sin poner como requisito la probada evidencia de los resultados del acompañamiento técnico en campo.

 

En resumen, la política cafetalera que ha implementado hasta el momento el Estado Mexicano, ha sido claramente deficiente para enfrentar estos momentos de crisis aguda que enfrenta la cafeticultura nacional. Esto pone en evidencia la necesidad de diseñar estrategias claras y precisas,  que estén orientados a reponer el potencial productivo de los cafetales mexicanos, usando con inteligencia los recursos que se disponen. El reporte que muestra la estimación para el presente ciclo, señala esta necesidad, de lo que textualmente concluye:

 

“Los resultados obtenidos de la Estimación de Cosecha 2015/2016 reflejan la necesidad de tomar acciones inmediatas y estructuradas para incrementar la productividad de los cafetales mediante la implementación de acciones de política pública en indicadores precisos para focalizar acciones.

Es importante implementar medidas de acción basadas en la intensificación del manejo del cultivo que redunde en el incremento de la productividad por fincas, en donde se apliquen paquetes tecnológicos que consideren la renovación de cafetales, nutrición y control de plagas y enfermedades.” (SAGARPA -  CENACAFE - CRUO-UACh, 2015, p. 46).

 

 

EL PROGRAMA ORGÁNICO DE LA SCAR TOSEPAN TITATANISKE, CONSTRUYENDO ESTRATEGIAS DESDE UNA ORGANIZACIÓN CAMPESINA.

 

La Sierra Nororiental de Puebla es una región cafetalera que muestra claramente la complejidad anteriormente descrita. Es un territorio de gran trascendencia para el patrimonio biocultural de la nación, en donde los campesinos indígenas han desarrollado la destreza para diseñar sus cultivos haciendo uso de la biodiversidad. Al igual que en el resto de los pueblos mesoamericanos, los pueblos náhuats y tótonacos de la Sierra Nororiental de Puebla tienen en la milpa su modelo base para desarrollar su práxis agroecológica de la biodiversidad, lo que les ha permitido reproducir su cultura por generaciones, satisfaciendo sus necesidades. Esta praxis agroecológica se expresó en la producción del café, al momento que estos pueblos entendieron que el aromático era un cultivo que requería de sombra y que podría desarrollarse bajo el principio de la asociación de especies. A este modelo de producción de café bajo cultivos altamente biodiversos, los náhuats de la Sierra Nororiental de Puebla le dieron el nombre de Koujtakiloyan, que traducido al español significa “el monte que produce”.

 

Y al igual que en el resto del país, los pequeños productores de café de la Sierra Nororiental de Puebla están enfrentando los duros estragos de la crisis productiva anteriormente descrita.

 

La Sociedad Cooperativa Agropecuaria Regional Tosepan Titataniske es una organización integrada en su mayoría por campesinos indígenas (náhuats y totonacos) de la Sierra Nororiental de Puebla, que durante 39 años han trabajado unidos para mejorar su calidad de vida. Es así que la Tosepan Titataniske ha desarrollado diversos programas de trabajo en áreas como la producción agropecuaria, la transformación y comercialización de los productos del campo, las microfinanzas, el turismo rural y la educación. Esto se ha concretado en la creación de 8 cooperativas y 2 asociaciones civiles, que se han establecido con la finalidad de asumir alguna función específica en esta visión de una vida digna, integrándose actualmente en la Unión de Cooperativas Tosepan.

 

El Programa Orgánico nació en el 2001 en el seno de la SCAR Tosepan Titataniske, como una forma de revalorar los agroecosistemas cafetaleros. A lo largo de estos años, la SCAR Tosepan Titataniske  ha logrado implementar un programa que le ha permitido certificar su producción bajo los lineamientos de la producción orgánica y el comercio justo, integrando en ello la participación de otras cooperativas que conforman la Unión de Cooperativas Tosepan. Uno de sus logros más concretos ha sido la incursión en los mercados de sobreprecio de Europa, Norteamérica y Asia, mediante la integración de la cadena productiva del  café orgánico, así como la diversificación comercial aprovechando la certificación de un solo campo de producción para certificar también la pimienta gorda (como una planta silvestre que crece asociada a los cafetales).  Este avance en el mercado ha sido implementado en conjunto con la Cooperativa Maseual Xicaualis (organización integrada a la Unión de Cooperativas Tosepan para dar respuesta a las necesidades de comercialización de los pequeños productores socios de Tosepan), a partir de las siguientes estrategias:

 

  • Contar con un Sistema de Control Interno que ha permitido obtener la acreditación bajo diversos sistemas de certificación, con reconocimiento a nivel internacional.

 

  • Implementar un Sistema de Acopio que ha permitido mejorar la calidad, además de garantizar la trazabilidad desde el productor hasta el consumidor.

 

  • Desarrollar un Sistema Comercial que le ha permitido ingresar y posicionarse en los mercados de especialidad (orgánico y comercio justo), con presencia en cinco países de tres continentes. El efecto más importante de esto redunda en proporcionar mejores condiciones de mercado a los pequeños productores.

 

  • Aplicar estrategias de administración de riesgos, mediante la cobertura de precios, el seguro agrícola y la cobertura de tipos cambiarios.

 

 

 

Sin embargo, en la actualidad se está viviendo grandes retos, debido a que la producción de café ha decaído drásticamente, quedando muy por debajo del crecimiento en la demanda que los mercados de sobreprecio le requieren.

 

Buscando dar respuesta a los retos que hoy presenta la producción de café, se ha desarrollado un proceso de validación y desarrollo de tecnología con Yeknemilis A.C., que es la asociación civil que nace desde la Unión de Cooperativas Tosepan para prestar los servicios de capacitación y asistencia técnica en campo. Las actividades que en este aspecto se han desarrollado son las siguientes:

 

  • Desarrollo y validación de tecnologías para la nutrición orgánica de cafetales.- Esto ha considerado desde los diagnósticos de campo, la capacitación a productores y el establecimiento de un módulo con capacidad instalada para la producción de 300,000 litros de biofertilizante por año.

 

Imagen del módulo instalado para la producción de biofertilizantes.

 

  • Monitoreo de la incidencia de la roya y diseño de estrategias de manejo.- Esto se ha basado en el diagnóstico oportuno en campo, a partir de lo cual se diseñan las estrategias de manejo. Con esta finalidad se han dado capacitaciones a los productores sobre el diagnóstico de roya, a fin de que sean ellos quienes den un seguimiento más oportuno en sus propias parcelas. Dependiendo de la incidencia que se observe en campo, las estrategias de manejo pueden ir de la poda sanitaria cuando la incidencia es menor, a la renovación completa del cafetal cuando el avance de la enfermedad muestra daños severos, todo ello acompañado de la aplicación de caldos minerales como productos de contacto para evitar la proliferación de las esporas. Para complementar estas estrategias de seguimiento, durante el 2015 se establecieron  3 parcelas de monitoreo de la roya retomando la metodología del SENASICA (SENASICA, 2015. Ficha técnica de la roya del cafeto), haciendo evaluaciones mensuales, a fin de tener un seguimiento más preciso y sistemático sobre la incidencia de la roya en plantas y hojas.

 

 

   
   

Imágenes del proceso de monitoreo de roya desarrollado en parcelas centinelas por promotores comunitarios.

 

 

  • Diseño de una estrategia para la renovación de cafetales.- Al igual que en el resto de los productores de la región, los cafetales de los socios que participan en el Programa Orgánico muestran un estado avejentado y deplorable en su desarrollo vegetativo, que imposibilita lograr niveles adecuados de producción. La disminución de las actividades en campo, derivada de una crisis en precios que hizo imposible que los productores sostuvieran los costos de producción, coincidió con el periodo de transición hacia la certificación orgánica. Aunado a esto, la región es de las zonas cafetaleras que más se ha visto afectada en los últimos años por contingencias meteorológicas de gran impacto, tales como huracanes, heladas, excesos de humedad y vientos fuertes, mismas que han dañado fuertemente a los cafetales. El resultado ha sido la inestabilidad en la producción y la baja en rendimientos. Reponer los daños en las plantaciones y restablecer las capacidades productivas requiere por lo tanto de una renovación por completa de los cafetales, algo que va más allá de las simples labores de mejora y mantenimiento a las plantas actuales.

 

La limitante más seria para impulsar un programa de renovación de cafetales es la descapitalización de las familias cafetaleras, quienes no tienen posibilidades de asumir los costos de inversión para el establecimiento de plantaciones y financiar los costos de mantenimiento durante la etapa pre-productiva. Con la idea de encontrar soluciones a esta limitante, durante el 2015 se implementó una experiencia piloto buscando encontrar alternativas. La estrategia consistió en el diseño de un modelo técnico – financiero que se ajuste a las condiciones de los pequeños productores socios de la SCAR Tosepan Titataniske. En lo técnico, se diseñó un esquema de trabajo bajo la lógica de la eficiencia y la eficacia productiva, desde la autonomía y la soberana de las familias cafetaleras (el diseño técnico para este esquema de renovación de cafetales se presenta en los siguientes apartados). En lo financiero se diseñó y operó un modelo crediticio que permitiera acercar recursos a los productores que decidan iniciar con el proceso de renovación de cafetales. Para implementar el esquema financiero de esta experiencia piloto, se utilizaron los recursos del Fondo de Financiamiento a la Producción Orgánica, un fondo conformado por los socios del Programa Orgánico de la SCAR Tosepan Titataniske desde hace más de 10 años, a partir de la recuperación de subsidios públicos. Los recursos de este fondo se destinaron a otorgar créditos a la producción para realizar las actividades de mantenimiento (bajo la modalidad de un crédito de avío), bajo la operación y administración de la Sociedad Cooperativa Tosepantomin (organización que emana de la Unión de Cooperativas Tosepan, para operar los sistemas de microfinanciamiento a las familias de los socios). En el ciclo pasado se propuso diseñar un mecanismo para la aplicación de estos recursos para la renovación de cafetales (bajo la modalidad de un crédito refaccionario), que fue lo que permitió poner en marcha la experiencia piloto para la renovación de cafetales vía crédito. En esta experiencia piloto del 2015 participaron 120 productores para renovar 40 Ha, en las que se aplicó $ 1,000,000 de recursos del crédito de renovación del Fondo de Financiamiento a la Producción Orgánica.

 

Imágenes de cafetales sometidos a renovación, bajo la experiencia piloto del crédito de renovación de cafetales, con recursos Fondo de Financiamiento a la Producción Orgánica.

         

Los resultados de esta experiencia piloto han sido bastante interesantes y han demostrado que es posible desarrollar un esquema de renovación de cafetales, bajo un diseño tecnológico y financiero adecuado a las condiciones de las familias cafetaleras. Sin embargo, con esta experiencia piloto solo se pudo atender una porción muy pequeña de la superficie que está inscrita en el Programa Orgánico, pues abarcó menos del 5% de la superficie sujeta a certificación, a la que se le destinó más del 85 % de los recursos del Fondo de Financiamiento a la Producción Orgánica. Para ampliar y potenciar este esquema, es necesario recurrir a otras fuentes de financiamiento. Es por ello que desde el tercer trimestre del 2015 hasta la fecha, la SCAR Tosepan Titataniske ha presentado este esquema de renovación de cafetales a las diferentes instancias de la banca de desarrollo, buscando concretar un esquema de financiamiento con créditos refaccionarios a largo plazo. El presente documento tiene por objeto presentar esta propuesta a FIRA – Banco de México. En los siguientes apartados se detallan los aspectos operativos de esta propuesta.

 

PROPUESTA DE MANEJO TECNOLÓGICO PARA LA RENOVACIÓN DE CAFETALES

 

La propuesta tecnológica para la renovación de cafetales, se ha construido tomando como base los lineamientos y normas internas de la Cooperativa Tosepan Titataniske para la reconversión y producción de café orgánico, consultando además los estándares y leyes internacionales a los cuales aplica su programa de certificación orgánica (reglamento 2092/91 de la Comunidad Económica Europea para la Agricultura Ecológica, el Programa Orgánico Nacional del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, los Estándares Agrícolas de Japón y las normas de certificación de la agencia CERTIMEX). Este sistema productivo ha sido validado como Paquete Tecnológico por el Campo Experimental “Las Margaritas” del INIFAP. A continuación se describen los lineamientos a seguir.

 

Lineamientos para la adquisición y reproducción de planta.

 

La producción de planta es la base para un programa de renovación, por lo que es importante desarrollar estándares para la producción de planta, algo que debería tener protocolos normativos para obtener una plantación con calidad agronómica. Para el caso del café no hay estándares desarrollados, mucho menos normas que sirvan de referencia para la producción de planta en viveros comunitarios. Los lineamientos que a continuación se presentan derivan de un análisis de las condiciones que se presentan para los cafetales de los pequeños productores de la Sierra Nororiental de Puebla.

 

  • La producción y/o  adquisición de planta deberá apegarse a  criterios de calidad desde la selección de la semilla hasta su salida del vivero. Las variedades a reproducir deben destacarse por su productividad, su tolerancia a plagas y enfermedades y su buena respuesta al manejo de rehabilitación (podas y recepas).

 

  • A fin de garantizar condiciones de sanidad e integridad que permita la permanencia y la ampliación en los mercados de especialidad, se deberá observar lo siguiente:
    1. No se incorporará en este esquema de renovación de cafetales, la compra de planta que provenga de reproducción en laboratorio (cultivo de tejidos), o cuyo material genético sea producto de modificaciones por las técnicas de la ingeniería genética.
    2. Debido a los problemas sanitarios que se presentan en otras regiones cafetaleras (especialmente nematodos y roya), como medida cuarenteneria no se realizará la adquisición de planta proveniente de otros Estados.

 

  • Considerando que el presente caso se trata de un proceso de renovación de plantaciones para la cafeticultura orgánica, la producción de planta será especialmente sustentada en viveros comunitarios, que pare el cumplimiento de los requisitos que deban atender, estarán organizaos bajo un esquema de conglomerados, en donde se tendrán que observar los siguientes requisitos:
    1. La semilla deberá provenir de cafetos madres identificados por los productores, que sobresalgan por sus características de vigor, producción y sanidad (previamente identificada y descrita, para ser habilitada).
    2. La planta se producirá en bolsa cuyas dimensiones mínimas serán de 15 x 25 cm.
    3. Los sustratos utilizados deberán tener una textura media, que contemple la incorporación de materia orgánica en al menos 20 % de la mezcla.
    4. Los grupos que representen a los viveros comunitarios, deberán realizar supervisiones periódicas para cuantificar las existencias de plantas y verificar sus condiciones óptimas de sanidad.
    5. Para liberar la planta a parcelas el lote deberá ser homogéneo, contando con al menos un 25 % de plantas en primera cruz.

 

 Lineamientos para el establecimiento de plantaciones.

 

La presente propuesta contempla que los productores que ingresen al esquema de crédito realicen la renovación total de su plantación en un periodo de 4 años (lo que implica someter a renovación el 25 % por año). Para ello se propone considerar los siguientes lineamientos en las áreas que sean sometidas a renovación:

 

  • Preparación del terreno: Incluye realizar el deshierbe (limpia), eliminar la totalidad de los cafetos presentes en el área que se someterá a renovación y realizar la regulación de sombra, manteniendo la estructura arbórea original pero con un arreglo que permita un 30 % de sombreo.

 

  • Trazo de plantación: Se tendrá que realizar un trazo de plantación que disminuya las condiciones de erodabilidad en la plantación, para lo cual se podrán establecer las plantaciones en hileras contra pendiente, al tres bolillo o en curvas a nivel. Se buscará una densidad de plantación de entre 2,000 y 3,000 plantas / Ha, siempre y cuando no se ponga en riesgo la capacidad de carga del agroecosistema (se puede tomar como referencia trazos de plantación de 2 x 2.5 m, 2 x 2 m o 1.5 x 2 m).

 

  • Siembra de cafetos: A fin de garantizar las condiciones del suelo para la planta, se realizarán hoyos de 40 x 40 x 40 cms, que serán llenados con al menos 2 kg de abono orgánico (producido mediante técnicas de compostaje) revueltos con la tierra del lugar. Una vez que los hoyos estén “tapados” o rellenos, se trasladarán las plantas de café al terreno para realizar el transplante (es importante que el traslado de la planta sea lo más cercano al transplante definitivo, a fin de evitar generar condiciones de strees a la planta).

 

  • Elaboración de obras de conservación de suelos: De acuerdo a las condiciones que presente el terreno, se deberán realizar las obras de conservación pertinentes (terrazas de banco, terrazas individuales, barreras de muro muerto y/o barreras de muro vivo), a fin de evitar la pérdida de suelo por erosión.

 

Lineamientos para el mantenimiento de plantaciones. (REPRESENTAR EN CIRCULO)

 

El manejo de la plantación durante la vida útil del cafetal, se ajustará a los siguientes lineamientos:

 

  • Deshierbes: Se realizarán al menos dos deshierbes al año con machete, dejando una cobertura herbácea de 5 a 10 cms (lo que localmente se denomina “chapote volado”). Así mismo, el manejo de hierbas se realizará bajo el concepto de deshierbe selectivo, que consiste en eliminar aquellas hierbas que compiten con el café como los zacates y los bejucos, a la vez de fomentar las “hierbas nobles”, que tienen la característica de tener tallo suave (lo que facilita el deshierbe), guardar humedad en el suelo, retener suelo y tener raíces poco profundas (por lo que no compiten con el café por nutrientes).

 

  • Nutrición de cafetos.- La nutrición de cafetos se hace mediante la aplicación de abonos orgánicos y el establecimiento de leguminosas como la flemingia y el mismo chalahuite, que funcionan como abonos verdes para la fijación de nitrógeno. Los abonos orgánicos se producen mediante el reciclaje de los desechos orgánicos que se generan en la misma unidad de producción, bajo las técnicas de compostaje, lombricompostaje y Bocashi. Su aplicación se hace cuando menos con 2 kgs por planta, durante el establecimiento de la plantación. Durante la vida útil del cafetal, se mantendrá la nutrición con el uso de biofertilizantes líquidos, elaborados a partir de la fermentación anaeróbica, que serán aplicados a diluciones del 10 %, tres veces por ciclo. Estos biofertilizantes posibilitan la liberación y solubilidad de nutrientes y compuestos orgánicos, que permiten hacer una mejor absorción por parte de las raíces, reforzando con ello el uso de los abonos sólidos composteados.

 

  • Aplicación de caldos minerales.- Los caldos minerales se aplican para mejorar las condiciones de nutrición y sanidad en las plantas. Especialmente importante es el uso del caldo sulfocálcico para la prevención en la roya del café, con aplicaciones al 1 % con una frecuencia de 1 a 3 veces por año (según sea necesario, de acuerdo a la evaluación de la incidencia de la roya específicos en la parcela).

 

  • Poda de cafetos y regulación de sombra: El manejo del tejido vegetativo en cafetos se hace bajo un sistema de podas selectivo, en donde se proporcionan podas de formación, podas sanitarias y resepas, según lo requiera cada cafeto, de tal forma que siempre se mantenga un tejido vegetativo joven y productivo. La regulación de sombra se hace bajo un enfoque de podas a especies asociadas al café, manteniendo una sombra no mayor al 40 % y que esté uniformemente distribuida (según las necesidades de luminosidad en cada parcela).

 

 

 

PROGRAMA DE CAPACITACIÓN ASISTENCIA TÉCNICA Y CAPACITACIÓN

         

          El acompañamiento técnico es el tronco que da soporte en esta estrategia de renovación de cafetales. La asistencia técnica y la capacitación que se brinda tienen por objetivo garantizar los resultados adecuados durante el establecimiento y el manejo de las plantaciones, que deriven en niveles adecuados de productividad, lo que a su vez permita el retorno de los recursos que se invirtieron en el proceso de renovación de cafetales y la rentabilidad de la actividad productiva. Considerando que esta propuesta de renovación de cafetales incorpora la gestión de recursos de crédito (bajo modalidad refaccionaria), la asistencia técnica y la capacitación se convierten en fundamentales para garantizar la recuperación del crédito, por el soporte que ofrece para lograr los niveles óptimos de rentabilidad. A continuación se describen la estructura que seguirá este proceso de acompañamiento técnico que ofrece Yeknemilis A.C., para implementar la presente propuesta.

 

Equipo técnico para el proceso de renovación de cafetales.

 

Yeknemilis está integrada por  un equipo técnico especializado en trabajo comunitario, en la producción orgánica, en microfinanzas, en aspectos organizativos, en ecoturismo y en construcción alternativa. Para el presente proyecto pondrá a disposición un equipo técnico integrado de la siguiente forma:

 

  • Coordinadores técnicos.- Integrado por dos técnicos profesionistas que tienen más de 10 años trabajando en la aplicación, desarrollo y validación de tecnología en agricultura orgánica. Su función en la presente propuesta es la siguiente:
    • Coordinar y sistematizar las acciones a desarrollar para el acompañamiento técnico en campo a los productores.
    • Integrar y presentar el expediente técnico para la gestión de recursos.
    • Sistematizar el avance y los resultados del trabajo en campo realizado por los promotores.
    • Monitorear la correcta aplicación de los recursos en tiempo y forma, de acuerdo a los avances del trabajo en campo.
    • Evaluar la estrategia en su conjunto, para posibilitar un proceso de mejora continua.

 

  • Promotores comunitarios.- Esta integrado por un equipo de cinco promotores comunitarios que tienen una amplia experiencia en producción orgánica, que son socios cooperativistas y que dominan la lengua náhuat o totonaco y español. La experiencia que poseen en campo les permita realizar un acompañamiento más cercano y puntual a cada productor que participa en el Programa Orgánico. En la actualidad este equipo de promotores comunitarios tiene un universo de acción de 780 productores (con un rango de 140 a 180 productores atendidos por promotor), con una superficie total de 1,250 Ha (con un rango de atención de 210 a 270 Ha por promotor). En la presente estrategia de renovación de cafetales, tendrán las siguientes funciones:
    • Implementar los diagnósticos técnicos en campo para cada una de las áreas sujetas a renovación, que sirvan de base para establecer el programa de trabajo en conjunto con el productor.
    • Recabar los documentos para integrar el expediente técnico para la gestión de recursos.
    • Prestar la asistencia técnica personalizada y la capacitación necesaria a los productores.
    • Recabar las evidencias y presentar los resultados del avance en el proceso de renovación de cada una de las áreas que participen en la presente estrategia.

 

Además de la formación técnica, el equipo de Yeknemislis se ha formado en la aplicación de la metodología de “Aprendizaje por Cuenta Propia”, que es una estrategia didáctica para el desarrollo de procesos educativos de forma teórica y práctica.

 

 

Actividades a seguir para el acompañamiento técnico.

 

          El equipo técnico desarrollará una estrategia de trabajo que permita acompañar durante todo el proceso, bajo las siguientes actividades:

 

  • Elaboración de expediente para gestión.- Al iniciar el ciclo de cultivo (durante los meses de enero a marzo), recabará las solicitudes de productores que deseen participar en esta estrategia de renovación. A partir de ello se requisitará el expediente para presentarlo a gestión, tanto para recursos de crédito (ante FIRA –Banco de México) como de subsidio (PROCAFÉ – SAGARPA). Una vez integrado los expedientes y presentados a gestión ante las instancias correspondientes, el equipo técnico dará seguimiento al proceso de gestión.

 

  • Diseño de la logística de operación.- Concluyendo el proceso de gestión se procederá a realizar una propuesta logística que permita implementar el proceso de renovación de cafetales, tanto en sus aspectos técnicos como administrativos. Para ello se implementará un esquema de organización operativa en equipos de trabajo comunitario, en los cuales los socios puedan agruparse para esta logística de trabajo.

 

  • Elaboración de diagnóstico y programa de actividades.- Al inicio del proceso de renovación se realizará un diagnóstico de la plantación, que servirá de base para definir el programa de trabajo en campo para la renovación de cafetales.

 

  • Seguimiento a las acciones en campo.- Esta será la fase más activa e intensa en la asesoría en campo, en la que se le dará el acompañamiento a los productores mediante la visita a parcelas, la recomendación técnica en cada etapa del trabajo y se brindarán las capacitaciones puntuales en los temas que se vaya requiriendo (selección de semillas, manejo de viveros, trasplante de cafetos, nutrición orgánico y manejo sanitario). Esta fase contempla también el monitoreo participativo de las condiciones de desarrollo de la planta, para verificar la calidad agronómica de la plantación.

 

  • Administración de los recursos de crédito.- Los recursos que cada productor reciba por el crédito refaccionario, serán administrados en una cuenta de ahorro que abrirá en la Cooperativa Tosepantomin, personalizada y específica para este fin. A partir de esta cuenta se dará seguimiento a la aplicación correcta de estos recursos, verificando que las disposiciones de recursos corresponden con el avance de las acciones realizadas (de ello dependerá el requerir las sucesivas ministraciones).

 

  • Sistematización de avances y resultados.- Se mantendrá un expediente por productor para el seguimiento de cada una de las áreas que estén siendo sometidas a renovación, el cual estará conformado por reportes de campo (en formatos diseñados) y evidencias fotográficas. Al final de cada ciclo de cultivo se elaborará un reporte ejecutivo que permita mostrar una evaluación del proceso de renovación en su conjunto.

 

 

 

Alianzas institucionales.

 

Para implementar la presente propuesta de renovación de cafetales, se ha establecido convenios de colaboración con dos instituciones dedicadas a la investigación y la ciencia aplicada en zonas cafetaleras, las que continuación se describen:

 

  • El Centro Regional Universitario de Oriente de la Universidad Autónoma Chapingo (CRUO – UACh), institución que a lo largo de su historia se ha orientado con un enfoque especial para la investigación, validación y transferencia de tecnología para cafeticultores. Para el presente proyecto esta institución ofrecerá el respaldo para diseñar y validar las actividades de manejo y renovación de cafetales orgánicos, a fin de incrementar la productividad y la capacidad de resilencia ante la presencia de roya y las alteraciones de clima.

 

  • El Centro Agroecológico del Café A.C. (CAFECOL), organización para la transferencia de conocimiento y tecnología orientado hacia el desarrollo sustentable de la cafeticultura. En el presente proyecto se establecerá un trabajo de coordinación con el CAFECOL, para desarrollar en conjunto un sistema de información para la evaluación y monitoreo de cafetales orgánicos, en aspectos de incidencia de roya y variación climática.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ESQUEMA DE FINANCIAMIENTO PARA IMPLEMENTAR LA PRESENTE PROPUESTA

 

          La presente propuesta de renovación de cafetales está diseñado bajo un esquema financiero que permita potenciar y eficientizar los recursos de los que se disponga, en el que se propone la participación en cuatro rubros:

 

  • Crédito refaccionario.- Como se comentó anteriormente, ante la insuficiencia de los recursos propios con los que cuentan los productores y la falta de disponibilidad y pertinencia de los recursos públicos que se ofrecen en los programas de subsidio a la actividad cafetalera, se consideró la necesidad de diseñar e implementar un esquema crediticio bajo modalidad refaccionaria. Para que este esquema de crédito sea pertinente y apropiado a las condiciones de los pequeños productores cafetaleros, se considera indispensable que tenga las siguientes características:
    • Que ofrezca recursos suficientes para cubrir al menos el 60 % de los costos de establecimiento de la plantación (estimados entre $ 55,000 y $ 60,000 / Ha).
    • Que considere un esquema de ministración por 4 años, a fin de posibilitar la renovación gradual del total de la superficie considerada en el programa de crédito.
    • Que su esquema de pagos responda a un diseño plazos en correspondencia con la dinámica operativa del esquema de renovación de cafetales, que para el caso debería contemplar 4 años de gracia (que corresponden a los periodos de ministración y disposición del crédito) y al menos 3 posteriores para la recuperación del crédito.
    • Que ofrezca una tasa de interés fija y accesible.
    • Que sus esquemas de garantía sean accesibles, posibilitando que sea una realidad que los productores puedan acceder al crédito.
    • Que permita y posibilite la implementación de la propuesta de manejo anteriormente descrita. Esto es, que no contenga condicionantes que contravengan con esta estrategia de renovación de cafetales, en aspectos como el requerir la compra de insumos específicos, la participación de proveedores pre-establecidos, limitar a un paquete tecnológico especializado y/o a la asociación comercial con alguna empresa específica.

 

Como se mencionó anteriormente, desde el último trimestre del 2015 Yeknemisli A.C. ha acompañado a la SCAR Tosepan Titataniske en la búsqueda de fuentes financieras con la banca de desarrolla, que permitan implementar esta propuesta. En Enero del 2016, desde la agencia Teziutlán de FIRA se presentó un esquema de crédito desarrollado en conjunto con el banco Ve Por Más (BX+), el cual cumple perfectamente con las necesidades de esta propuesta de renovación de cafetales. A partir de ese momento se inició el proceso de gestión de crédito, proceso que está próximo a concluirse y que contempla lo siguiente:

  • Habilitar como “retenedora” a la Cooperativa Masueal Xicaualis.
  • Se elaboró el expediente de crédito para los productores, de los que a la fecha se han aprobado 141 productores para renovar una superficie total de 225.89 Ha.

 

Con esta primera experiencia de gestión de crédito con recursos FIRA para la renovación de cafetales, se está atendiendo a menos del 20 % del universo total de productores que participan en el Programa Orgánico de la SCAR Tosepan Titataniske. El resto podría ser cubierto en los próximos 3 años con una participación estimada en 200 productores por año, con una superficie de 350 Ha por año para la gestión de crédito. Se contempla iniciar con los productores que participan en el Programa Orgánico como el universo de atención para la presente propuesta de crédito, toda vez que demuestran todas las posibilidades de solvencia de pago al momento de la recuperación del pago, considerando que son productores que comercializan a mercados de especialidad (especialmente el Comercio Justo que les ofrece un precio base de 190 ctvs$USD/lb) y que en su esquema de comercialización están manejando esquemas de administración de riesgo (seguro agrícola, cobertura de precios y cobertura cambiara).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el siguiente cuadro se muestra una proyección del número de productores y superficie a considerar en el proceso de gestión, considerando los montos de créditos que significarían para dicha gestión (a razón de $ 36,000 / Ha) y su distribución en las diferentes ministraciones (el 25 % de la superficie por año, para una renovación total en 4 años).

 

 

 

 

Proyección de gestión de créditos refaccionarios con recursos FIRA, para la renovación de cafetales.

Solicitud de crédito

Distribución anual de la ministración del crédito (25 % anual en 4 años)

Ciclo de cultivo

N° de produc.

Sup (Ha)

Monto Total de crédito

2016

2017

2018

2019

2020

2021

2022

2016 - 2017

141

225.89

 $   8,132,040.00

 $2,033,010.00

 $2,033,010.00

 $2,033,010.00

 $2,033,010.00

 

 

 

2017 - 2018

220

350

 $ 12,600,000.00

 

 $3,150,000.00

 $3,150,000.00

 $  3,150,000.00

 $3,150,000.00

 

 

2018 - 2019

220

350

 $ 12,600,000.00

 

 

 $3,150,000.00

 $  3,150,000.00

 $3,150,000.00

 $3,150,000.00

 

2018 - 2019

220

350

 $ 12,600,000.00

 

 

 

 $  3,150,000.00

 $3,150,000.00

 $3,150,000.00

 $3,150,000.00

TOTAL

801

1275.89

 $ 45,932,040.00

 $2,033,010.00

 $5,183,010.00

 $8,333,010.00

 $11,483,010.00

 $9,450,000.00

 $6,300,000.00

 $3,150,000.00

Nota: El presente crédito ha sido elaborado con los montos de crédito que ofrece BX+ para la renovación de cafetales. Los montos presentados para el ciclo 2016 -2017 se elaboran de acuerdo a los avances que a la fecha se tienen autorizados. A partir del ciclo 2017 – 2018, se realiza una proyección estimando la atención gradual del total de productores orgánicos.

 

  • Subsidios públicos.- A fin de disminuir la carga financiera a los productores, se buscará la gestión de subsidios públicos (como los que considera el PROCAFÉ). Un aspecto muy importante para esta propuesta, es que estos subsidios posibiliten operar el presente esquema de renovación y no entorpezcan el modelo de operación propuesto. En el presente año se considera que es muy necesario discutir los esquemas de operación del PROCAFÉ, a fin de que en ello no se deje de lado la posibilidad de que los productores puedan desarrollar sus propios esquemas de proveduría de planta (considerando desde el origen de la semilla) y que posibiliten el acompañamiento técnico a través de los promotores comunitarios.

 

  • Ahorro de los productores.- Este es el recurso más importante y estratégico en la estructura financiera de la presente propuesta de renovación, tanto por la aportación que tendrán que complementar para el establecimiento de las plantaciones, por las actividades que tendrán que sostener durante la etapa preoproductiva, como también, por la solvencia moral que deberán garantizar para la recuperación del crédito. La experiencia piloto que se desarrolló en 2015 para la renovación de cafetales,  se ha realizado con un esquema totalmente autogestivo (con recursos de los propios productores, tanto individuales como colectivos), lo que garantiza que en un esquema más amplio existe la capacidad de aportar los recursos propios necesarios para la implementación de la presente propuesta.

 

  • Acompañamiento técnico.- Como se ha mencionado anteriormente, la asistencia técnica y la capacitación se convierte en una estrategia fundamental de la presente propuesta, que permitirá lograr el establecimiento de cafetales con calidad agronómica y niveles adecuados de productividad, lo que a su vez redunde en la rentabilidad de la actividad productiva y la consecuente capacidad de recuperación del crédito. Es importante señalar que es improcedente cargar estos costos operativos a los productores de café, toda vez que están asumiendo un proceso de renovación de cafetales a partir de un esquema de crédito, enfrentando un momento de crisis y descapatilización. Por ello, es fundamental cubrir los costos del acompañamiento técnico con recursos públicos que posibiliten cubrir los honorarios del equipo técnico. A continuación se muestran los honorarios que esto contempla.

 

Costos del 2016 por conceptos de honorarios al equipo técnico que realizará el acompañamiento técnico.

Conceptos de Honorario

Número de técnicos

Honorario mensual por técnico

Costo Anual por concepto de honorarios

Coordinadores Técnicos

2

 $11,500.00

 $      276,000.00

Promotores comunitarios

6

 $  7,000.00

 $      504,000.00

TOTAL

 $      780,000.00

 

 

La viabilidad del modelo financiero propuesto en el presente documento, está sustentada en las experiencias que desde la Unión de Cooperativas de Tosepan se han desarrollado para promover estrategias de gran envergadura, para mejorar la calidad de vida sus socios. En este caso, como antecedente inmediato se parte de la experiencia piloto que se desarrolló en 2015 para impulsar la renovación de cafetales, destinando los recursos del Fondo de Financiamiento a la Producción Orgánica, bajo un esquema de crédito refaccionario. Esta experiencia permitió validar la propuesta aquí presentada en sus aspectos logísticos, técnicos y administrativos, mediante los recursos propios que disponen los socios de la SCAR Tosepan Titataniske.

 

Pero además de esta experiencia, en la Unión de Cooperativas de Tosepan se tiene la del Programa de Vivienda, en el que a partir de la confluencia de las diferentes cooperativas se impulsa la gestión de recursos para la construcción y mejoramiento de los hogares de los socios. El modelo del Programa de Vivienda, contempla también la gestión de subsidios públicos de CONAVI a través de la Cooperativa Tosepantomin, quien a su vez ofrece un crédito al beneficiario para complementar junto con sus ahorros los recursos para cubrir los costos de construcción. La Cooperativa Tosepan Tichanchiauj se encarga de conseguir los materiales de construcción a precios accesibles para los socios. Para  dar acompañamiento durante el proceso constructivo y garantizar una vivienda de calidad, se cuenta con un equipo técnico integrada por una arquitecta y 11 albañiles que dan el acompañamiento en campo. El modelo constructivo se realiza bajo los principios de la producción social de vivienda, en donde los dueños de la casa participan en su construcción desde el proceso de diseño. Por ello, cada vivienda es única y se construye en los predios de los beneficiarios, evitando con ellos los modelos conglomerados de urbanización. Bajo este modelo, se han logrado realizar más de 10,000 acciones de autoconstrucción y mejoramiento en 8 años. Este modelo es un precedente importante que demuestra la capacidad de autogestión de la Unión de Cooperativas Tosepan, para el desarrollo e implementación de modelos financieros adecuados y oportunos.

Bank transfers

INTERNATIONAL TRANSFERS 

Beneficiary Bank: AFIRME S.A.Juarez Sur 800 Piso 9, Colonia Centro C.P. 64000 Monterrey, Nuevo León, Mexico Swift AFIRMXMTXXX

Intermediary Bank: Deutsche Bank Trust  Company Americas  ABA: 021001033  SWIFT: BKTRUS33 Plaza: New York, USA.

 

TRANSFERS WITHIN MEXICO 

Bank AFIRME S.A., Prados Carmelinas, Morelia Bank account number: 000189118724 Clabe: 062470001891187246

 

PAYPAL 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Contact

Einley.com - Comenzar IASI

Predio del Charco 1 int. 2 Tzintzuntzan, CP 58443 México 

RFC: CIA1012209K6  idCIF: 14100272763 

+52(1)5511418757

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Login Form